El ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos participa en la conferencia anual del selecto y secreto Club Bilderberg. El diablo y un espectacular despliegue de seguridad presiden las reuniones. Un equipo del departamento de Investigación de Intereconomía ha conseguido entrar en el hotel, burlar las medidas de seguridad y grabar a varios de los miembros secretos del Club Bilderberg.

Una estatua de bronce de Lucifer, el ángel caído, preside el edificio donde se reune este año el secreto y misterioso Club Bilderberg, un selecto grupo formado por los hombres más poderosos del mundo para debatir y tomar decisiones políticas y económicas que afectan a toda la humanidad. En esta ocasión los Bilderberg han elegido el lujoso complejo hotelero Astir Palace, en Vouliagmení, 20 kilómetros al sur de Atenas, para celebrar su conferencia secreta, en la que uno de los principales temas a tratar es la crisis económica mundial.